La vida no es GREASE

1be0d30cedb67d2c95fd26aedb25e2dc

¿Acabaré feliz viajando con mi amor en un descapotable despidiéndo a mis amigos como en la película de Grease? ¿Sentiré la pasión haciéndo jarrones de barro como en la película de Ghost? ¿Se despedirán de mí gritando SIEMPRE TE AMARÉ como en el Guardaespaldas? Parece ser que no.

Incluso respetando el manual de “No cometer los mismos errores”, incluso dando el 210%, incluso con una velada en la playa, con velas, esclavas, música de fondo y farolillos voladores. Eso nunca pasará. Incluso preparando cenas románticas, incluso recorriendo cientos de Kilómetros cada semana. Incluso aunque te digan que todo está bien, que en el sexo eres un volcán.

Nunca les creas cuando te digan que eres el amor de su vida, nunca creas cuando te digan que te van a curar las  heridas  y las van a cicatrizar para siempre. Nunca creas cuando te digan que la distancia es una prueba más de amor. Para nada, no les creas.

Cuando quieren engañar, todo eso se les olvida. Se les olvida que te costó tanto y tanto abrir el corazón para que de nuevo lo destruyan…

Lo bueno que tiene, es que cada golpe te hace más inmune. Llega un momento, en el que piensas que va a doler mucho más, que otro palo así no vas a volver a poderlo soportar. Y para nada, te sorprendes de que eres muy FUERTE. DE QUE ERES INVENCIBLE.

Y cada vez duele mucho menos, y no  por eso estás menos receptivo a pensar que tarde o temprano llegará un John Travolta a rescatar a su Olivia Newton John en pleno siglo XXI.

Y si no llegara, tranquilidad, no pasa nada. Las heridas son de quién sobrevivió.

MIGUEL ANGEL DE LEÓN.

 

Anuncios

Silvio Rodriguez – Debo partirme en dos

maxresdefault

No se crean que es majadería
que nadie se levante aunque me ría
hace rato que vengo lidiando con gente
que dicen que yo canto cosas indecentes.

Te quiero, mi amor no me dejes sólo
no puedo estar sin tí mira que yo lloro.

No ven? ya soy decente, me fue fácil
que el público se agrupe y que me aclame
que se acerquen los niños, los amantes del ritmo
que se queden sentados los intelectuales.

Debo partirme en dos, debo partirme en dos…

Unos dicen que aquí otros dicen que allá
y yo sólo quiero decir sólo quiero cantar
y no importa la suerte
que pueda correr una canción.

Unos dicen que aquí otros dicen que
allá y yo sólo quiero decir
sólo quiero cantar y no importa que luego
me suspendan la función.

Yo también canté en tonos menores
yo también padecí de esos dolores yo
también parecía cantar como un santo
yo también repetí en millones de
cantos.

Pero te quiero, mi amor no me dejes sólo
no puedo estar sin tí mira que yo lloro.

Pero me fui enredando en más asuntos y
aparecieron cosas de este mundo “Fusil
contra fusil” “La canción de la
Trova” y “La era pariendo” se puso
de moda.

Debo partirme en dos, debo partirme en dos…

Unos dicen que aquí otros dicen que
allá yo sólo quiero decir
sólo quiero cantar y no importa la suerte
que pueda correr una canción

Unos dicen que aquí otros dicen que
allá y yo sólo quiero decir
sólo quiero cantar y no importa que luego me
suspendan la función.

Yo quería cantar encapuchado y
después confundirme a vuestro lado aunque
así no tuviera amigos y citas y
algún que otro favor de una chica bonita.

Pero te quiero, mi amor no me dejes sólo
no puedo estar sin tí mira que yo lloro.

No voy a repetir ese estribillo algunos ojos
miran con mal brillo y estoy temiendo ahora no ser
interpretado casi siempre sucede que se piensa
algo malo.

Debo partirme en dos,debo partirme en dos…

Unps dicen que aquí otros dicen que
allá y yo sólo quiero decir
sólo quiero cantar y no importa la suerte
que pueda correr una canción

Unos dicen que aquí otros dicen que
allá y yo sólo quiero decir
sólo quiero cantar y no importa que luego
me suspendan la función…

Silvio Rodríguez – Oleo de mujer con sombrero

Una mujer se ha perdido
conocer el delirio y el polvo,
se ha perdido esta bella locura,
su breve cintura
debajo de mí.
Se ha perdido mi forma de amar,
se ha perdido mi huella en su mar.

Veo una luz que vacila
y promete dejarnos a oscuras.
Veo un perro ladrando a la luna
con otra figura
que recuerda a mí.
Veo más: veo que no me halló.
Veo más: veo que se perdió.

La cobardía es asunto
de los hombres, no de los amantes.
Los amores cobardes no llegan a amores,
ni a historias,
se quedan allí.
Ni el recuerdo los puede salvar,
ni el mejor orador conjugar.

Una mujer innombrable
huye como una gaviota
y yo rápido seco mis botas,
blasfemo una nota
y apago el reloj.
Que me tenga cuidado el amor,
que le puedo cantar su canción.

Una mujer con sombrero,
como un cuadro del viejo Chagall,
corrompiéndose al centro del miedo
y yo, que no soy bueno,
me puse a llorar.
Pero entonces lloraba por mí,
y ahora lloro por verla morir.

Mi unicornio Azul

Mi unicornio azul
ayer se me perdió,
no sé si se me fue,
no sé si extravió,
y yo no tengo más
que un unicornio azul.
si alguien sabe de él,
le ruego información,
cien mil o un millón
yo pagaré.
mi unicornio azul
se me ha perdido ayer,
se fue.